15 trucos para vender tu casa

VENDER CASA

Si tienes pensado poner a la venta tu casa, vamos a darte algunos trucos para que puedas venderla en menos de 7 días. En Clikalia queremos facilitarte la venta de tu casa y, aunque nosotros te la compramos en tiempo récord, vamos a dar algunos consejos que te pueden ayudar a hacerlo por otras vías.

 

Ha habido una evolución en el sector inmobiliario en los últimos años con la entrada de portales inmobiliarios online y las nuevas tecnologías.  El proceso de compraventa de inmuebles se está digitalizando de una manera rapidísima, por eso, vender tu casa ahora es más fácil y rápido que nunca. Eso si, hay que saber que herramientas y oportunidades nos brinda el sector, ya que las opciones son cada vez mayores.

15 trucos para vender tu casa

A primera vista parece que la venta de una vivienda es una tarea fácil pero conlleva una organización y preparación para conseguir venderla en tiempo récord. Sin embargo, no te desesperes, ten paciencia y sigue estos tips:

 

1. Documentación para la venta.

Lo primero de todo es que, antes de poner un anuncio o el cartel de “se vende”, compruebes tener toda la documentación del piso en tu poder. Escrituras, certificados de la comunidad, certificado energético… Y sobre todo fíjate que estén en regla. Si no cumples este requisito, vender tu casa será imposible. Y si intentas poner al día los papeles mientras comienzas el proceso de venta de tu casa, la venta será más liosa y con más papeleos de los necesarios.

Una vez se reúna toda la documentación necesaria, en el proceso de compraventa se realizará a través de un Notario y se presentará en el Registro de Propiedad. En el caso de no tener en regla todo este papeleo, el proceso de vender tu vivienda se ralentizará y puede aumentar los costes asociados.

 

2. Investiga el mercado.

Conoce el mercado inmobiliario. De entre todos los consejos para vender una casa, éste es especialmente importante. Debes investigar en qué situación está el mercado para saber si es el mejor momento para vender tu piso. Además, de esta manera sabrás valorarlo correctamente para que cuando recibas ofertas, sepas con seguridad si aceptarla o no. Puedes consultar que precio han puesto otros vecinos de la zona o viviendas de la región con características similares a las de tu vivienda.

 

3. Reforma.

Si tu casa está anticuada una buena opción para que se revalorice hasta un 20% es reformarla y renovar su imagen. De esta manera, tu piso contará con muchas ventajas respecto a otras casas sin reformar y consecuentemente el valor de tu piso aumentará. Intenta ganarle unos metros, por ejemplo, tirando algún tabique. Una buena opción sería renovar baños y cocina, dos de los puntos en los que más se incide a la hora de valorar un piso. Otro punto fuerte en el que se fija un comprador son las puertas, ventanas y suelos: no solamente por una cuestión estética sino que también ayuda a la sostenibilidad energética de la vivienda.

Quizás no quieras invertir dinero en la vivienda con una gran reforma. Aún así, si existiera algún desperfecto en la vivienda como pomos de las puertas, ventanas estropeadas o enchufes muy antiguos, cambiarlos puede ser una buena idea.

 

4. Limpia.

Especialmente en la cocina y en los baños es importante limpiarlos en profundidad. En el caso de que vendas la vivienda con trastero, la organización y el orden en estos lugares supone una diferencia importante. Ventilar la vivienda o utilizar ambientadores, en el caso de que el propietario sea fumador o tenga animales son gestos que ayudan a que las futuras visitas se lleven una buena impresión de la vivienda.

 

5. Despersonaliza y decora tu piso.

Decora tu casa para que esté perfecta visualmente. La primera impresión es clave y debes mostrar tu casa impoluta, ya que el comprador va a realizar una inversión importante y se fijará hasta en el mínimo detalle. Los colores cálidos, el orden y añadir determinados detalles siempre ayuda. Puedes poner velas o plantas que son impersonales y generan confort y calidad. Lo que deberemos eliminar serán todos aquellos elementos como cuadros, posters o revistas. Este tipo de elementos limitan la posibilidad de que el futuro comprador se imagine viviendo en ese piso.

 

6. Iluminación.

Una vivienda puede cambiar mucho y verse especialmente mejor si se le pone la iluminación adecuada. Cambiar alguna bombilla para transmitir más calidez, quitar las cortinas o potenciar determinados colores pueden ser buenas claves para conseguir el objetivo.

 

7. Solicita una tasación de tu casa.

Este punto no ese fundamental y requiere un coste. Aún así, podrá ayudarte a la hora de establecer un precio puesto que te da el valor exacto del inmueble. Por ello, recomendamos que si se tiene la oportunidad, da una idea bastante precisa de lo que se puede obtener en la venta de la vivienda. Tenemos que tener en cuenta que el precio de la tasación no se corresponde con el precio de mercado.

Vender casa

8. Precio de la vivienda en venta.

A la hora de establecer el precio de la vivienda es importante haber hecho un análisis de la oferta de la zona previamente. Esto te ayudará a conocer el precio de mercado para el inmueble que quieres vender. Es importante no jugar con el precio: muchas veces algunos vendedores ponen el precio de venta muy alto para probar suerte. Normalmente este tipo de decisiones son muy negativas, puesto que el anuncio termina saturándose. Si se establece un precio competitivo no debería haber ningún problema en cuanto a tiempos de venta. Por ello, este punto es fundamental.

 

9. Publica en portales inmobiliarios.

Hoy en día se el sector inmobiliario se mueve principalmente por Internet, es decir, todos los inmuebles que se quieren vender se publican en Internet y todos los compradores buscan sus futuros pisos a través de Internet. Eso sí, no pienses que vender tu piso por Internet es fácil y rápido: deberás esforzarte para que cada detalle de la venta esté en perfecto estado de revista.

Tenemos que tener en cuenta todos los detalles: si el comprador ve la primera foto de tu anuncio y ésta es de mala calidad o es de una estancia que no es representativa (por ejemplo, el trastero), probablemente no se detendrá a observar tu anuncio y perderás al comprador potencial. Este es sólo un ejemplo, pero es aplicable también a la actitud que tengas durante las llamadas y visitas o también al cuidado del piso que vas a enseñar.

Con el cambio de era y la llegada de los nuevos medios digitales han surgido numerosos marketplaces donde publicar el anuncio. En portales como Idealista, Habitaclia, Fotocasa o Pisos.com puedes anunciar el inmueble de manera gratuita. Llegarás a gente que está interesada en comprar en tu zona.

Y también personas que estén interesadas en una vivienda con las características de la tuya: hay muchos filtros que aportan estas plataformas y ayudan a posicionar tu vivienda. De este modo, la gente podrá encontrar tu vivienda y obtener información de esta sin tener que trasladarse. Cuanta mayor visibilidad, mayor posibilidad de encontrar un comprador para tu piso.

 

10. Anuncio atractivo

No solamente se trata de publicar la vivienda, si no de generar contenido atractivo: las fotografías son fundamentales. Quizás habría que plantearse la contratación de un profesional para tener unas fotografías con la máxima calidad y que sacaran lo mejor de la vivienda. Luz, espacio y calidez son características fundamentales en una fotografía.

Una fotografía por estancia servirá como regla general. Es más importante la calidad de las fotos que la cantidad, por lo tanto, deberías hacerla con una cámara profesional. Y lo más importante, debes encender todas las luces y subir todas las persianas para que la casa esté lo más iluminada posible. Además, hay páginas web donde te permiten publicar un vídeo de tu casa y esto puede resultar interesante porque digamos que sería una especie de visita virtual.

No solamente las fotografías son importantes, una descripción detallada de la vivienda: metro cuadrados y útiles, certificación energética, ascensor, plano de la vivienda… Aportar datos sobre los servicios comerciales, centros de educación, cuturales o servicios de transporte siempre son positivos para empujar al comprador a decidirse.

 

11. Actualiza las publicaciones.

Actualizar las publicaciones y estar atentos a los anuncios de la vivienda que tenemos en venta es importante. Ya sabemos que puede ser una tarea que te haga emplear algo de tiempo, pero el seguimiento de las descripciones e ir aportando más fotografías para que tu anuncio se refresque y aparezca de los primeros en los portales puede ser una buena estrategia.

A partir de los quince días desde que el anuncio se publica, comienza a bajar el interés y a mostrarse menos a los posibles compradores. Es en este momento cuando tendremos que hacer autocrítica de nuestra publicación e intentar optimizarla al máximo.

 

12. Contesta a todas las llamadas

Muchas veces puede llegar a resultar tedioso tener que lidiar con determinados interesados que simplemente quieren echar un ojo o informarse. Hay gente que no tiene interés real de compra y simplemente está analizando las posibilidades que tendría. A pesar de esto, es importante tener paciencia y contestar cada una de las llamadas y mails que recibimos de posibles interesados. Nunca se sabe quién puede ser un comprador potencial. Por tanto, con paciencia y sabiendo que hay que dedicarle tiempo, conseguiremos vender nuestra vivienda lo antes posible.

 

13. Horas de visita

Comprar una vivienda es una decisión muy importante y por ello debemos de estar muy seguros de que realmente es la casa de nuestros sueños. Por tanto, cuando fechamos una cita para que visiten nuestra casa es fundamental sacar lo mejor del inmueble y eso también depende de la hora del día. La luminosidad de la vivienda es un punto clave en esto. Siempre parecerá más atractiva una vivienda cuando haya horas de luz que cuando este oscureciendo y necesite luz artificial. Es por esto que debemos organizar las diferentes visitas en momentos en los que beneficie al inmueble.
Generalmente, al mediodía es un momento perfecto para enseñarla, puesto que entra gran cantidad de luz. Depende mucho de la orientación de tu vivienda pero el objetivo es siempre el mismo: aprovechar la luz solar al máximo.

 

14. Trato en la visita

Durante las visitas, muestra la vivienda sin prisas, guiando al posible comprador a lo largo de las instancias. Es importante ser sincero y evitar engañar o falsear algún tipo de desperfecto o situación. Tener toda la información del inmueble disponible para que el cliente tenga las cosas claras y pueda tomar la decisión cuanto antes.

Organizar la visita y tener pensado un orden al enseñar la vivienda es siempre un punto a favor. Comenzar por el barrio citando al interesado en una cafetería o parque cercano puede beneficiar mucho a la idea que se haga de la vivienda. Si consideras que el barrio no es uno de los puntos fuertes, lo mejor será citar al comprador directamente en el portal de la vivienda.
Información como servicios y cuotas de la comunidad, zonas comunes: piscina, pistas de pádel… son datos de los que hay que informar y muchas veces nos pueden ayudar de manera muy positiva a la venta del inmueble.

Aquí puedes encontrar con perfiles de compradores muy diferentes.  Se podrían dividir en 3 tipos: los que les gusta ver casas, los indecisos y los dominantes. Los primeros son en general personas que tienen pensado adquirir una casa en un futuro pero no saben cuándo, dónde o no buscan algo concreto, simplemente disfrutan viendo casas e imaginándose en ellas. Los segundos son los que realizan varias visitas acompañados siempre de alguien que les asesore. Estos últimos necesitan constancia en información. Los últimos suelen ser inversores, agentes inmobiliarios o profesionales del sector inmobiliario. Personas muy informadas y que tienden a preguntar cosas muy específicas, buscando una buena rebaja.

 

15. Gestión de las ofertas de compra.

La negociación es una parte fundamental del proceso de venta de la vivienda. No debemos centrarnos en un precio sino que hay que ser flexible en ese aspecto. Poder subir o bajar el precio dependiendo de la demanda e interés que genere tu vivienda es una clave para la venta.

Además debemos conocer a qué tipo de tramites te vas a enfrentar cuando vendas tu vivienda así como, conocer que documentación deberás pedirle al futuro comprador: no sería beneficioso firmar un contrato de arras sin saber si el comprador va a poder financiar la compra de la vivienda, por ejemplo.

Estas son las principales claves para vender tu vivienda. Si tomas la decisión de gestionar la venta de manera particular esperamos haberte podido ayudar. Principalmente se necesita tiempo y esfuerzo para llegar a la venta del inmueble.

Aun así, existen otro tipo de alternativas que te pueden ayudar a ahorrar tiempo y recursos en la venta de tu piso:

 

¿Qué otras opciones tengo para vender mi casa?

Si sigues estos consejos, tendrás mucho camino recorrido de cara a la venta de tu piso. Tan sólo te quedará empezar el proceso de venta que podrás realizar con o sin agente inmobiliario.

En el caso de que tengas urgencia en la venta de la vivienda, nosotros te traemos otra solución. En Clikalia compramos tu vivienda. Nos ocupamos de todo desde que recibimos tus datos a través del formulario web hasta que te entregamos el dinero inmediatamente después de la compra, que de media se gestiona en 7 días.

 

Vende tu piso ahora

 

Además, con nosotros, tampoco te ocuparás del papeleo que conlleva este proceso, que sin duda es una de las partes más tediosas a la hora de vender un inmueble. Ya que es nuestro equipo legal en que se encarga de todo ello.

Así que ya sabes querido lector, si estás buscando vender tu casa en Madrid o Barcelona lo antes posible ¡esta es la mejor solución que te proponemos!

 

 


COMPARTIR:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *